Huevos y colesterol, una historia de amor-odio - Paleo SOP