Lo Que No Sabéis Sobre Los Anticonceptivos

Relación entre Anticonceptivos y SOP

Todas en mayor o medida conocemos los anticonceptivos hormonales o también llamados ACOS, casi todas los hemos tomado y es que a día de hoy, aún, los anticonceptivos son el primer tratamiento que ofrecen los médicos cuando se tiene Síndrome de Ovarios Poliquísticos, SOP.

Cuando se toman anticonceptivos ya sean orales, parches, DIU, etc… las funciones hormonales del ovario se paran y se sustituyen por ciclos artificiales y hace tener una “falsa regla” cada mes ya que los ovarios no ovulan, simplemente dejan de funcionar.

Pero, realmente sabemos que los ACOS no son la solución para el SOP, sino una forma de tapar el problema durante algunos años. Quizás conviene más encontrar la causa de por qué no tenemos ciclos regulares de forma natural, ya que puede ser por un problema de origen tiroideo, por un trastorno de la hipófisis o por presentar un exceso de insulina, en cuyo caso el ovario produce exceso de andrógenos ocasionando también la aparición de hirsutismo, acné, etc…

La Resistencia a la Insulina y los Anticonceptivos

Los tratamientos anticonceptivos hormonales en las mujeres que presentan problemas con la insulina, está demostrado que empeoran aún más la insulina facilitando el aumento de peso, la retención de líquidos, el acné, la caída del cabello, la ansiedad, etc…

En las mujeres con resistencia a la insulina se observa como al ingerir carbohidratos, el azúcar que entra en la sangre requiere de más insulina para ser transportada al interior de la célula. Esta elevación de la insulina hace que el nivel de azúcar se mantenga a un nivel normal en todo momento, pero, esta elevación tan exagerada es la que provoca que el ovario este hiperestimulado y produzca andrógenos.

El uso de anticonceptivos tiende a empeorar la RI poco a poco y normalmente cuando se suspenden los ACOS nos encontramos con el temido “efecto rebote”, ya que la resistencia a la insulina está más acusada y los síntomas se manifiestan con más fuerza. Por ello no se debería usar cualquier anticonceptivo en las mujeres con RI.

Desde PaleoSOP os recomendamos buscar otras alternativas antes de acceder a tomar anticonceptivos como tratamiento para el SOP, aunque, hay casos en los que son necesarios por unos meses, así que siempre consultad con vuestro médico.

¿Qué Anticonceptivo Elijo? 

Un dato curioso es que muchas mujeres utilizan ACOS como tratamiento para el SOP, pero un alto porcentaje de ellas desconoce qué tipo de anticonceptivo están utilizando, simplemente el que les recetó el médico y muchas veces ellos mismos trabajan con una serie de farmacéuticas y sólo recetan los ACOS que a ellos les conviene.

Y es aquí en donde nos ponemos más técnicas para explicaros los componentes de los anticonceptivos.

La píldora que se utiliza para el SOP son anticonceptivos combinados, es decir, formados por dos componentes: el etinilestradiol  y el progestágeno que tiene mayor o menor grado antiandrogénico.

Para el SOP lo que interesa y por lo que los médicos recomiendan los anticonceptivos es por el aspecto antiandrogénico del medicamento, y este componente antiandrogénico puede derivar de:

– La testosterona

– La progesterona

– La espironolactona

Anticonceptivos de progestágeno derivados de la testosterona

Aquí nos encontramos los conocidos como el levonorgestrel y el norgestimato, que tienen una acción antiandrogénica flojita lo que favorece a las mujeres que tienen una disminución de la libido por el uso de anticonceptivos. Tienen menor efecto tromboembólico, es decir, menor tasa de tromboembolismo venoso. Algunos ejemplos son: Loette, Linelle, etc.

Otro conocido es el dienogest que tiene una acción antiandrogénica bastante fuerte por lo que es ideal en situaciones de hiperandrogenismo, como acné, hirsutismo, etc. Tiene además una buena acción antiestrogénica favoreciendo que las pacientes tengan menos cantidad y días de sangrado. Este efecto hace que también sea favorable en pacientes con endometriosis . Algunos ejemplos son: Ailyn, Sibilla, Qlaira, etc.

Otros son el norelgestromina, gestodeno, desogestrel y etonogestrel.

Anticonceptivos de progestágeno derivados de la progesterona

De los derivados de la progesterona tenemos el acetato de ciproterona y el acetato de clormadinona, aunque hay otros, nos centramos en estos.

El acetato de ciproterona se usa cuando el hiperandrogenismo es muy severo, por su marcada acción antiandrogénica, pero la tasa de tromboembolismo venoso es superior a las demás. El ejemplo más conocido: Diane 35.

Por otro lado, el acetato de clormadinona también tiene una actividad antiandrogénica destacada, con un efecto beneficioso sobre la piel, acné e hirsutismo. Algunos ejemplos: Belara, Balianca, etc.

Anticonceptivos de progestágeno derivados de la espironolactona

El derivado más conocido es la dropirenona, la cual tiene acción antiandrogénica bastante buena y acción antimineralocorticoidea, lo cual se asocia a la disminución del síndrome premenstrual y disminuye la retención de líquidos. Algunos ejemplos más famosos son: Drosure, Yasmin, Yaz, etc.

Como veis, puede ser un poco lioso pero si estáis tomando la píldora o estáis pensando en hacerlo, desde PaleoSOP os animamos a que echéis un vistazo a los componentes y efectos de cada una de ellas. Por otro lado aquí veréis un resumen de los anticonceptivos que están actualmente a la venta en España.


Referencias

  1. Effect of injectable and oral contraceptives on glucose and insulin levels
  2. A Modern Medical Quandary: Polycystic Ovary Syndrome, Insulin Resistance, and Oral Contraceptive Pills
  3. Insulin resistance, secretion, and metabolism in users of oral contraceptives.
María C.

Co-Fundadora

Blogger sobre SOP y estilo de vida Paleo.

¿Nos sigues en Facebook?
No, gracias
×
Did you like it?
Share it on Facebook
No Thanks