Dieta Paleo ¿qué puedo comer?

Aprende a elegir los alimentos que te ayudarán a revertir los síntomas que conlleva el SOP.

En la dieta paleo o, como a nosotras nos gusta llamarlo, estilo de vida paleo, surgen muchas dudas sobre qué alimentos se pueden comer y cuáles hay que evitar cuando se empieza con esta nueva forma de ver la alimentación.

En general, comenzar con la dieta paleo significa comer verdura, fruta, carne, pescado, ciertas grasas (las buenas), nueces y semillas. Y eso significa eliminar cereales (pan, pasta, arroz, etc), lácteos, ciertos aceites vegetales, azúcar y en general productos procesados. Para entenderlo mejor, un alimento es paleo si formó parte de la dieta humana durante la edad de piedra.

Desde PaleoSop creemos que tener un buen marco de referencia ayuda fácilmente a decir sí o no a ciertos alimentos. Hemos creado este resumen de los alimentos que están aceptados en la dieta paleo, desde el conocimiento de “paleo gurús” como el Dr. Loren Cordain, búsquedas por la red, nuestra creencia acerca del estilo de vida paleo, así como la experiencia adquirida en todo este tiempo que llevamos siendo paleo practicantes y, en especial, cuando afecta al SOP. Teniendo en cuenta especialmente que este nuevo estilo de vida se debe de aplicar a nuestro día a día y a nuestro poder adquisitivo.

dieta paleo

Dieta Paleo: ¡decimos sí!

Carne y aves de corral: gran fuente de proteínas. Intenta, en la medida de lo posible, que sean productos procedentes de animales de pasto o por lo menos que no sean carnes con conservantes ni potenciadores de color o de sabor. Ejemplo: no compres hamburguesas de las que ya vienen preparadas, pide tú misma en la carnicería que te piquen una buena pieza de aguja de ternera.

Pescado y marisco: todas las especies están bien, aunque, hay que ser conscientes de los niveles de mercurio de algunos pescados. Como nota importante decir que los peces pequeños como las anchoas generalmente tienen menos acumulación de metales y toxinas, y además tienen altos niveles de ácidos grasos omega 3.

Huevos: se debe de acabar el falso mito de los huevos y del colesterol, una de las grandes bases de la dieta paleo es el huevo. Aquí una amplia guía sobre el huevo del compañero Marcos de Fitness Revolucionario.

Verdura: todas las verduras y hortalizas están permitidas. Al igual que la carne, cuanto más orgánicas y locales sean mejor.

Tubérculos y frutas: He aquí un punto importante a tener en cuenta; se consideran paleo pero nunca existieron en todas las regiones ni temporadas. Si tenemos sobrepeso, grasa que se acumula en la barriga o resistencia a la insulina (que siendo soperas damos por hecho que sí), debemos evitar ambas cosas, a menos que seamos atletas de competición. Frutas sólo en el desayuno, a ser posible antes de las 10.00 am y eligiendo las de menor IG (índice glucémico) como pueden ser fresas, moras, frambuesas, arándanos o bayas.

Nueces y semillas: las nueces de Macadamia y las castañas son geniales. Otro tipo de nueces como las almendras, los anacardos, los pistachos, etc.. son muy nutritivos pero son ricos en ácidos grasos Omega-6 por eso hay que comerlos con moderación. Recordar que los cacahuetes no son nueces, son legumbres por lo tanto no debemos comerlos. Las semillas son ideales para añadir en ensaladas.

Especias y hierbas: a nosotras nos encantan utilizarlas para condimentar nuestros platos.

Grasas saludables: sabemos que esta parte es un poco más difícil, así que la detallamos más:

– Aguacates, super alimento fantástico (también el aceite)

– Coco: aceite (en especial para cocinar), leche y crema

– Aceite de frutos secos: nuez, macadamia, avellanas

– Aceite de oliva extra virgen (en crudo)

– Ghee

– Manteca de cerdo

– Pescados grasos: sardina, caballa, salmón, etc

Dieta Paleo: ¡decimos no!

Cereales: especialmente al trigo y todos los que contengan gluten. El arroz se puede decir que es el menos dañino y lo podemos comer ocasionalmente, aunque es una fuente muy alta de hidratos de carbono así que si no hacemos ejercicio o intentamos bajar de peso es mejor no comerlo durante una temporada.

Legumbres: especialmente se debe de evitar todo aquello que contenga soja, es importantísimo mirar las etiquetas de los productos ya que a muchos les añaden soja. Hay bastante debate sobre si las legumbres se podrían comer en moderación solo si están bien preparadas, es decir mantenerlas en remojo unas 12 horas y cocinarlas muy bien.

Azúcar refinada y carbohidratos: pan, pasta, galletas, azúcar blanca, azúcar artificial, refrescos, zumos de frutas (los del supermercado), etc.

Lácteos: especialmente los productos que contengan leche de vaca y los productos bajos en grasa.

Aceites y grasas procesadas: aceite de colza, aceite de soja, aceite de girasol, así como las margarinas y todo aquello fabricado con ese tipo de aceites.

Gluten: todos aquellos productos que contengan gluten

Dieta Paleo: ¡decimos sólo a veces!

Lácteos: aunque la mayoría debería ser evitados, especialmente si se tienen problemas con la digestión e intolerancia al gluten, pero si tienes buena salud y no tienes sensibilidad a la lactosa o a la caseína entonces de vez cuando podemos comer algún lácteo. Evitando aquellos productos hechos con leche de vaca, las mejores opciones son los productos de leche de cabra o de oveja. También se podrían consumir moderadamente los productos lácteos fermentados de vaca como kéfir, yogur sin azúcar, quesos curados, mantequilla y requesón.

Edulcorante naturales: miel, sirope de arce, fruta seca, chocolate negro y stevia.

Alcohol: la mejor opción es el vino tinto

Pseudocereales: aunque siguen conteniendo similares antinutrientes que los cereales, pero de vez en cuando, podemos consumir quinoa, amaranto y trigo sarraceno.

Cereales y legumbres como el maíz, las judías verdes y los guisantes en principio no se considerarían paleo pero de vez en cuando son aceptables.

Paleosop
Paleosop

Dieta Paleo enfocada al Síndrome del Ovario Poliquístico. Para mujeres inconformistas.

¿Nos sigues en Facebook?
No, gracias
×
Did you like it?
Share it on Facebook
No Thanks