Enfermedad de Hashimoto | Ovarios Poliquísticos | PaleoSOP

Enfermedad de Hashimoto

En otras ocasiones hemos hablado de las tiroides, en especial del hipotiroidismo, y por eso mismo, sabemos que la glándula tiroides produce hormonas que influyen en casi todos los procesos metabólicos de su cuerpo.

El correcto funcionamiento de esta glándula en forma de mariposa es vital para nuestra salud, pero al igual que otros órganos en el cuerpo, la tiroides también es propensa a sufrir daños, enfermedades, deficiencias y otros escenarios negativos. Los trastornos de la tiroides pueden variar desde simples bocios hasta cáncer.

Uno de los trastornos más comunes que afectan a esta glándula es la enfermedad de Hashimoto y por desgracia cada vez vemos más casos de mujeres con SOP con esta patología añadida.

¿Qué es la enfermedad Hashimoto?

La tiroiditis de Hashimoto, también conocida como enfermedad de Hashimoto, es una enfermedad autoinmune y una de las causas más comunes de hipotiroidismo.

En esta patología, el sistema inmune de una persona ataca la tiroides y causa inflamación crónica. Con el tiempo, esta inflamación crónica afecta la capacidad de la tiroides de producir hormonas, conduce a la disminución gradual de la glándula, pérdida de función y la secuencia de eventos culmina con hipotiroidismo tiroideo poco activo.

enfermedad de Hashimoto¿Qué causa la enfermedad de Hashimoto?

Como se mencionó anteriormente, la enfermedad de Hashimoto es una patología autoinmune, lo que significa que el sistema inmune crea anticuerpos que atacan la glándula tiroides y la dañan.

La causa exacta que impulsa esta acción al sistema inmune es desconocida, aunque ciertos científicos especulan que una bacteria o un virus podría desencadenar la respuesta.

La genética es también otra de las posibles causas de Hashimoto, aunque en la mayoría de los casos, la combinación de factores genéticos y de de estilo de vida conduce a la formación de la enfermedad.

Dado que el trastorno es más frecuente entre las mujeres, los científicos teorizan que las hormonas también podrían desempeñar un papel en la aparición de la enfermedad Hashimoto.

Síntomas de la enfermedad de Hashimoto

La mayoría de las personas ni siquiera notan los signos y síntomas de Hashimoto al principio y además la enfermedad no progresa rápidamente. En cambio, se desarrolla gradualmente a lo largo de los años. 

Los signos y síntomas más comunes asociados con la enfermedad de Hashimoto son:

  • Uñas quebradizas
  • Disminución de la concentración
  • Depresión
  • Piel seca y pálida
  • Sueño excesivo
  • Perdida de cabello
  • Mayor sensibilidad al frío
  • Dolor y rigidez en las articulaciones
  • Problemas de memoria
  • Dolores musculares, sensibilidad y rigidez
  • Debilidad muscular
  • Frecuencia cardíaca más lenta
  • La lentitud y la fatiga
  • Hinchazón de las piernas
  • Aumento de peso

Como vemos algunos síntomas son parecidos a los del Síndrome de Ovarios Poliquísticos y muchas de nosotras confundimos los síntomas y su procedencia. Cada día vemos más casos de mujeres con pérdida de cabello y aumento de peso que lo relacionan con el SOP y cuando se hacen un control de tiroides vemos como también la tienen alterada.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Hashimoto?

La prueba más sencilla sería mediante analítica de sangre. Debemos remarcar que no todos los endocrinos están actualizados respecto a los valores de la tiroides dado que los valores de referencia en los resultados siguen siendo muy amplios, demasiado.

Si especialmente tienes síntomas y sientes que algo no va bien, encuentra a un médico actualizado que te revise los siguientes parámetros:

Prueba de TSH 

Por lo general, la primera prueba realizada y su propósito es detectar cantidades de TSH (hormona estimulante de la tiroides) en la sangre y es la medida más precisa de la actividad de la glándula tiroides. Si los resultados muestran que los niveles de TSH son superiores a lo normal, una persona tiene hipotiroidismo.

– Hipertiroidismo: menos de 0.3

– Normal: 0.3 – 2.0 mIU / L

– Hipotiroidismo: Más de 3.0

En este aspecto surge un problema, los valores de referencia de TSH utilizados aún por muchos laboratorios son tan amplios que a menudo los médicos consideran tan normal un resultado de 0.2 como de 5.5, pudiendo pasar desapercibido un problema de tiroides.

The Lancet, posiblemente una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, a menudo informan de nuevos hallazgos médicos, afirman que los datos epidemiológicos comienzan a sugerir que las concentraciones de TSH superiores a 2.0 (mU/L) puede estar asociada con efectos adversos de salud por deficiencia de tiroides.

Si tu TSH se encuentra por encima de 2.5 y, consideras que tienes algunos de los síntomas mencionados anteriormente asociados con la deficiencia de tiroides y triglicéridos y colesterol cerca del límite, es posible que quieras pedirle a tu médico que desafíe los rangos de referencia y solicitar una prueba terapéutica con levotiroxina sódica.

Prueba de T4

Mide la cantidad de hormona tiroidea que se encuentra en la sangre. Si los niveles de T4 están por debajo de lo normal, un paciente es hipotiroideo. Se deben de tomar en cuenta tanto la T4 libre como la T4 total (suma de T4 + T4 libre).

Valores actualizamos de la T4:

– T4 total: Aprox. 5.4 – 11.5 ng/dl (4.5 – 12.5 µg/dL)

– T4 libre:  0.8-1.8 ng/dl, aunque el nivel óptimo estaría entre 1.3-1.4 ng/dl

Prueba T3

La triyodotirotina hace referencia a la T3. Esta hormona es muy importante ya que nos da energía y marca al organismo la velocidad para hacer las funciones como la respiración, la digestión, etc…Como ocurre con la T4 es esencial que se midan la T3 libre y la T3 total.

Valores actualizamos de la T3:

– T3 Total: 80 – 220 pg/ml (0.8 – 2.0 ng/ml o 0.9 – 2.8 nmol/L)

– T3 libre: (0.2 – 0.5 ng/dL) 260-440 pg/ml o 2.3 – 4.4 pg/ml. Aunque el nivel óptimo estaría entre 3.5-3.7

Pruebas de anticuerpos 

Estas son las dos pruebas principales que los médicos usan para diagnosticar la enfermedad de Hashimoto. Asegúrate de obtener las pruebas de anticuerpos contra la peroxidasa tiroidea (TPO) y anticuerpos contra la tiroglobulina (TGAb).

El tratamiento de la enfermedad de Hashimoto

No todos los pacientes con tiroides de Hashimoto requieren tratamiento. En los casos en que la tiroides está funcionando normalmente, el médico puede recomendar el enfoque de esperar y ver. O tal vez puedan recomendar enfoques naturales que incluyan cambios en la dieta.

Por otro lado, si la función de la glándula tiroides se ve afectada y produce una cantidad insuficiente de hormonas necesitarás tomar medicamentos. El medicamento más común para los pacientes con Hashimoto es la levotiroxina, una versión sintética de la hormona T4 .

Tratamiento natural

El uso regular de levotiroxina es el tratamiento más común utilizado para la enfermedad de Hashimoto.

También, como aconsejamos para el SOP, al hacer ajustes en el estilo de vida siempre es bueno para su salud. Además, hay ciertos estudios y profesionales de la salud que recomiendan una serie de suplementos que respaldan el buen funcionamiento de la tiroides.

Vitamina B

Es crucial para personas con hipotiroidismo porque las vitaminas del complejo B desempeñan un papel en la función tiroidea y la regulación hormonal. Diferentes estudios muestran que los pacientes con hipotiroidismo son deficientes en vitamina B12.

Producto disponible en Amazon.es

Selenio

Apoya la síntesis y el metabolismo de la tiroides.

Producto disponible en Amazon.es

Zinc

El zinc juega un papel en la conversión de la hormona tiroidea T4 a T3.

Tirosina

La tirosina es un aminoácido y diferentes estudios muestran que el hipotiroidismo es causado por la producción deficiente de T4 y la deficiencia en aminoácidos. La suplementación con estos aminoácidos, principalmente tirosina, da un rápido aumento en T4 y T3.

Vitamina D

Como ocurre con el SOP, cada vez hay más estudios que vinculan bajos niveles de vitamina D con enfermedades autoinmunes.

Probióticos

Si no consumes suficientes alimentos ricos en probióticos, los suplementos son una solución práctica para apoyar el funcionamiento de la tiroides y si además tienes SOP, son fundamentales. 

Producto disponible en Amazon.es

Ácidos grasos Omega-3

Al igual que con los probióticos, si no consumes una cantidad suficiente de alimentos ricos en Omega-3, tomar suplementos de Omega-3 te beneficiará. 

Producto disponible en Amazon.es

Podemos concluir diciendo que el correcto funcionamiento de la glándula tiroides es vital para nuestro bienestar general y en especial las mujeres con SOP podemos desarrollar esta patología con más facilidad debido a los desequilibrios hormonales. 

Referencias

The Etiology Of Autoimmune Thyroid Diseases
Hashimoto thyroiditis
Selenium status and over-expression of interleukin-15 in celiac disease and autoimmune thyroid diseases
Vitamin B12 deficiency common in primary hypothyroidism
Zinc Deficiency Associated with Hypothyroidism
Thyroid disease and vitamin D deficiency
María C.

Co-Fundadora

COACH NUTRICIONAL Y TÉCNICO SUPERIOR EN DIETÉTICA EN PROCESO. CONSULTORA DE MARKETING DIGITAL.[email protected]

¿UN EBOOK PARA VENCER EL SOP? ¡LO TENEMOS! CONSÍGUELO AQUÍ >

X