Guía Paleo durante el embarazo: Antojos (VI)

Los antojos de comida basura puede experimentarlos cualquiera (pizza, donut… ), pero el embarazo puede poner en marcha la intensidad de éstos hasta un nivel completamente nuevo y desconocido. Además, habrá personas alrededor de la embarazada, en su entorno, que le animarán a satisfacer sus deseos culinarios durante todo el embarazo y, curiosamente, será la única vez que, culturalmente, será normal y aceptable para una mujer engordar.

Control de peso en el embarazo

Es normal y saludable ganar peso durante el embarazo, incluso siguiendo una dieta Paleo, pero esto debe ser porque la futura madre está comiendo un excedente calórico de alimentos limpios y enteros, no porque se dé carta blanca para tomar helado en las tres comidas todos los días.

A muchísimas mujeres una dieta Paleo les ayuda a hacer de los antojos algo mas manejable, posiblemente porque su cuerpo está recibiendo todos los nutrientes que necesita y porque su nivel de insulina y glucosa en sangre se mantienen mucho mas estables. De este modo apenas sienten la necesidad de tomar de repente alimentos que le aporten de forma rápida glucosa, calcio, proteínas o grasa (elementos cuyos requerimientos tiene el organismo aumentado durante la gestación tal y como vimos en post anteriores).



Una dieta Paleo simplemente reduce el gusto y deseo por los alimentos basura procesados. Cualquiera que sea la razón, los antojos a menudo se reducen significativamente sólo por comer de forma Paleo, cierto es que algunas embarazadas, aún siguiendo una dieta paleo perfecta, todavía los experimentan.

Cómo manejar los antojos

Una manera de manejar los antojos es posponiéndolos. Si puedes esperar unos minutos para que pase la inmediatez, a menudo puedes vencer el impulso por completo. Evitar tener en casa este tipo de alimentos también puede ayudar, si tienes que salir de la casa para conseguir algo, es mucho menos probable que tenga continuidad en el tiempo. Además, asegúrate de tener un montón de opciones Paleo ricas y rápidas en casa en todo momento: crudités de verdura, paleobarritas (Paleobull)… de esta manera, no tendrás que recurrir a las galletas y otros sucedáneos. Algunos huevos duros en el refrigerador pueden servir del mismo modo.

Crudités de pepino y zanahoria, huevo duro y salsa de tomate casera

Los antojos son un lado de la moneda de los problemas alimenticios que una embarazada puede experimentar, pero algunas mujeres también tienen otro tipo de problemas. Son otro ejemplo las aversiones intensas a ciertos alimentos, cuando previamente les parecían deliciosos y de repente se convierten en causa de sus náuseas e incluso vómitos. El rechazo al alimento puede arruinar los planes más cuidadosamente establecidos para llevar una dieta sana: verduras de hoja verde, carne, huevos o nada en absoluto.

Náuseas en el embarazo

Las náuseas matutinas no suelen ser específicas de ningún alimento en particular, pero ciertamente pueden hacer que la embarazada sienta malestar. Si este es tu caso, evita alimentos líquidos, prueba a tomar un puñadito de frutos secos que suelen paliar la sensación nauseosa. También puedes tomar unas zanahorias o calabacín en tiras, o algo de arroz con un poquito de leche de coco.

El té de jengibre puede ayudar a menudo a moderar o eliminar las náuseas, pruébalo :-). Si tu estómago está tan molesto que vomitas regularmente, también tendrás que rehidratarte y reponer el suministro de electrolitos. Mezclar un poco de sal y jugo de limón en una botella de agua hará una versión Paleo de Gatorade o Aquarius que reabastecerá tu cuerpo con sodio y potasio, dos minerales cruciales que se pierden a través de sudoración o vómitos.

Receta infusión de jengibre: hierve 4 rodajas de jengibre fresco con un poquito de cáscara de limón (imprescindible que sea eco)

Otra opción interesante sería el agua de coco virgen. Sin duda la mejor opción sería beberla directamente de un maravilloso coco, pero como esto puede ser en ocasiones un tanto difícil de conseguir, dispones de varias marcas que comercializan agua de coco en brick sin añadidos artificiales.

Por último la bebida probiótica Prokey, debido a su sabor y a la pequeña concentración de azúcar que tiene, su poder rehidratante es mayor que el del agua. Bebemos más y su penetración en nuestro organismo es mayor por lo que el kéfir de agua es una bebida isotónica ideal.


 

Maite Navarro Sánchez-Morate

Matrona

Matrona colegiada especialista en cuidados pediátricos. Hospital La Zarzuela maite.navarro@paleosop.com

¿Nos sigues en Facebook?
No, gracias
×
Did you like it?
Share it on Facebook
No Thanks
X