Huevos y colesterol, una historia de amor-odio

Huevos y colesterol, el gran mito

“Los huevos en exceso son malos para tu salud”, este es el gran mito nutricional que hoy en día sigue en pie en muchas mentes.

Durante muchos años nos han dicho que los huevos y el colesterol estaban relacionados y que eran los causantes de altos niveles de colesterol en el ser humano.

No obstante, gracias a los avances médicos, se ha descubierto que el huevo por sí mismo no es el responsable del nivel de colesterol en sangre, pues en realidad son otros los factores determinantes de esto.

El colesterol en nuestro cuerpo

Que os parece si os decimos que sin colesterol ni siquiera existiríamos.

El colesterol es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo, y resulta esencial para cada membrana celular, usada para elaborar hormonas esteroides como la testosterona, el estrógeno y el cortisol.

El cuerpo hace que el hígado produzca colesterol para mantener nuestro funcionamiento o bien obtenemos colesterol a través de los alimentos. Cuando comemos muchos alimentos ricos en colesterol, el hígado reduce su producción.

El riesgo cardiovascular que tanto tememos

La relación entre huevos y colesterol, y la falsa creencia en que podrían aumentar el riesgo cardiovascular debido a que son ricos en colesterol plasmático, no tiene ningún apoyo científico.

Ya en el año 2000 la Asociación Americana del Corazón modificaba su opinión acerca de los huevos declarando que “el colesterol procedente de los huevos no supone un riesgo añadido para padecer enfermedades cardiovasculares, permitiendo recomendar la toma de un huevo al día, en lugar de la recomendación previa, de hasta tres huevos a la semana”. (1)

Por otra parte, hay diversos estudios que no han encontrado ninguna influencia directa entre la ingesta de huevos y las enfermedades cardiovasculares, como por ejemplo:

– Physicians’ Health Study, con más de 21 000 participantes concluyendo que “el consumo de huevos fue favorable respecto a la mortalidad cardiovascular frente a los que solo los comían ocasionalmente, especialmente en lo que a pacientes diabéticos”. (1)

– Nurses’ Health Study, con un seguimiento a 88 757 mujeres durante 16 años concluyó que “no existe relación entre el consumo de huevos y la incidencia de enfermedad coronaria, existiendo el mismo riesgo si se toma un huevo a la semana o un huevo al día”. (1)

Para más evidencias científicas consultar más abajo en referencias. (2)

Lo bueno del huevo

Hemos crecido con la cultura de desayunar unas galletas y un vaso de leche y nos parece lo más normal del mundo pero en cambio desayunar un par de huevos revueltos nos parece algo muy raro e incluso dañino. Nosotras que venimos del mundo de la publicidad y del marketing ya os aseguramos que hay demasiadas empresas con intereses detrás de que desayunemos galletas y cereales.

Un solo huevo contiene aproximadamente unas 13 vitaminas y minerales esenciales, proteínas de alta calidad y solo 70 calorías.

Mientras que las claras de huevo contienen proteínas de alta calidad la riboflavina o vitamina B2 y el selenio, la mayoría de los nutrientes de un huevo se encuentran en la yema, tales como:

– Vitamina D, esencial para la salud ósea y la función inmune. Los huevos son uno de los pocos alimentos que contienen de forma natural de la vitamina D.

– Colina, esencial para el funcionamiento normal de todas las células, pero particularmente importante durante el embarazo.

– Luteína y zeaxantina, antioxidantes muy importantes para mejorar la vista y se cree que reducir el riesgo de desarrollar cataratas.

– Omega 3, los huevos son una gran fuente de Omega 3.

No todos los huevos son iguales

Aquí queremos hacer hincapié en la calidad frente a la cantidad. No todos los huevos tienen la misma calidad y esto está relacionado con la calidad de vida de las gallinas.

Podemos ver como los huevos están marcados con una serie de números y con este código podemos ver la calidad de vida de las gallinas.

Lo ideal es que en la medida de los posible compréis huevos ecológicos o camperos (códigos 0 y 1).

En definitiva, los huevos son geniales y un gran recurso para los desayunos Paleo, no tengáis miedo a comerlos y dejad al lado el mito de los huevos y el colesterol.

 

Referencias:
(1) Información obtenida de la siguiente web
(2) Fuentes de información: Authority Nutrition, Egg Nutrition Center y Hardvard.ed
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4586539/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18289377
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23021013
María C.

Co-Fundadora

Blogger sobre SOP y estilo de vida Paleo.

¿Nos sigues en Facebook?
No, gracias
×
Did you like it?
Share it on Facebook
No Thanks