Candidiasis Vaginal y Cómo afrontarla | Paleosop

¿Qué es la Candidiasis vaginal?

Las estadísticas son irrefutables: 4 de cada 5 mujeres en el mundo tenemos el riesgo de sufrir candidiasis vaginal, pero ¿qué es esta condición tan común? ¿representa algún peligro para la salud? ¿puedo tener candidiasis sin saberlo? ¿cuál es la mejor manera tratarla? En este artículo responderemos todas esas preguntas.

Para que conozcas más sobre esta incómoda enfermedad y aprendas a prevenirla, te traemos una revisión completa sobre la candidiasis vaginal.

Candidiasis vaginal

La  candidiasis  es  una  enfermedad  ocasionada  por la invasión de hongos del  género cándida, que colonizan el tracto gastrointestinal o la piel.

Las levaduras del género cándida causan enfermedades en los humanos, desde infecciones agudas superficiales y fáciles de manejar, hasta patologías severas por la invasión de gran variedad de tejidos que de no ser controladas a tiempo pueden ocasionar la muerte.

La cándida albicans se encuentra en el 85-95% de los casos de candidiasis, siendo la más comúnmente detectada.

¿Cómo se produce la candidiasis vaginal?

Las levaduras están presentes en todas nosotras desde que nacemos. Todas son capaces de colonizar el cuerpo humano sin producir enfermedad en condiciones de equilibrio fisiológico, encontrándose en la piel, el aparato digestivo y genitourinario.

Pero, cuando se altera el delicado equilibrio entre el huésped y este hongo comensal, puede ocurrir una relación parasitaria, que resulta en el desarrollo de infecciones. Estas generan signos como consecuencia de la liberación de citoquinas y mediadores de la inflamación.

¿Cuál es mi probabilidad de sufrir candidiasis vaginal?

La candidiasis vaginal es la segunda causa de  infección  vaginal  y  afecta  principalmente  a  mujeres  con  edades  comprendidas  entre  los 20 y 45 años.

De igual forma, existe una entidad genética que determina una mayor prevalencia en mujeres de piel oscura. Otras condiciones son pertenecer al grupo sanguíneo ABO y contar con antecedentes familiares de vaginitis.

Es posible la transmisión de la cándida a través de objetos o alimentos, así como por el contacto directo.

Una mayor prevalencia de candidiasis vaginal se ha relacionado con una respuesta inmune celular sistémica o local defectuosa que puede aumentar la susceptibilidad a las infecciones por esta levadura.

Esto sugiere que existen condiciones clínicas que alteran el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico y facilitan la aparición de candidiasis vaginal e incluso su cronicidad, tales como:

  • La exposición al estrés crónico.
  • La diabetes mellitus mal controlada o la resistencia a la insulina.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • El déficit de micronutrientes antioxidantes.
  • Sufrir enfermedades inmunosupresoras como VIH, lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide u otras.

Así lo demuestra el estudio de Akimoto-Gunther y col. donde hallaron niveles ínfimos de cortisol en la mañana, indicativo de estrés crónico, así como baja capacidad antioxidante en mujeres con candidiasis vulvavaginal crónica.

La candidiasis y su relación con los cambios hormonales

El incremento en los niveles de estrógenos, también aumenta la posibilidad de ser colonizada por la cándida. Por ello, el uso crónico de pastillas anticonceptivas así como el embarazo y el período pre-menstrual, son factores a considerar.

El uso de métodos anticonceptivos como el dispositivo intrauterino (DIU), los diafragmas y los condones está vinculado al desarrollo de candidiasis (estudio).

Esta levadura crea un reservorio en el DIU durante la infección, a la vez que metaboliza ciertas sustancias espermicidas, originando un desequilibrando en la microbiota y favoreciendo su adhesión en el recubrimiento vaginal.

La toma frecuente de antibióticos, constituye un factor de peso al facilitar el sobrecrecimiento de cándida.

Al asociarlos a su función de erradicar todo tipo de bacterias, incluyendo las propias de la microbiota vaginal, deja la superficie vaginal sin protección natural, favoreciendo posteriormente la proliferación de la cándida.

Entre los factores ambientales tenemos:

  • La humedad.
  • El calor.
  • La fricción y el uso de ropa interior de materiales sintéticos.

La candidiasis vulvovaginal no se considera una enfermedad de transmisión sexual, pero durante el acto sexual se abre una ventana de posibilidad para que la cándida colonice.

¿Cómo puede saber si tengo candidiasis vaginal?

Los síntomas más comunes en personas con candidiasis son:

  • Molestias gastrointestinales con diarreas y/o estreñimiento, indigestión.
  • Ansiedad por dulces y alimentos ricos en harinas refinadas.
  • Alteraciones de las funciones cognitivas al presentar dolores de cabeza, mareos e insomnio.
  • Molestias músculo esqueléticas e hinchazón de brazos, piernas y articulaciones.
  • Molestias oculares y de oídos.

Entre las características de la candidiasis localizada en la zona genital y perianal, las mujeres pueden presentar:

  • Dolor y picazón en los órganos genitales externos, desde el clítoris hasta el periné, que además presentan enrojecimiento e hinchazón.
  • Sensación de quemazón, ardor intenso y prurito en la piel de la vagina.
  • Dispareunia, es decir, dolor de los genitales antes, durante y después del acto sexual.
  • Disuria, que se refiere a las molestias y el dolor al momento de orinar.
  • Secreción vaginal blanquecina anormal con apariencia de queso cottage.

Todos estos aspectos de la candidiasis repercuten negativamente en la calidad de vida de las mujeres que la padecen.

¿En qué se debe basar el diagnóstico de la candidiasis?

El diagnóstico de la candidiasis vaginal no debe basarse exclusivamente en los síntomas, por lo que resulta necesaria la realización de una exploración minuciosa y exámenes complementarios llevados a cabo por un profesional del área.

Entre las pruebas complementarias que puede solicitar el especialista están:

  • pH vaginal
  • Microscopia
  • Cultivo
  • Fijación por látex
  • Papanicolau

Tengo candidiasis vaginal ¿Qué puedo hacer?

El tratamiento convencional de la candidiasis vaginal es a través del uso de medicamentos antifúngicos. Sin embargo, este tipo de medicamentos por lo general no son específicos y pueden terminar produciendo toxicidad en el hospedador.

Al asociarlo con el uso crónico de antibióticos, la microflora propia del tejido puede estar bastante disminuida, por lo que en este caso estaríamos favoreciendo la resistencia al tratamiento y la cronicidad de la enfermedad.

Recuerda que los desequilibrios en la flora microflora favorecen el sobre crecimiento de microorganismos dañinos.

Existen tratamientos alternativos para la candidiasis vaginal como el uso de ácido caprílico (estudio), principal componente del aceite de coco; el aceite de orégano, el aceite de laurel (estudio), el extracto de semillas de pomelo, los aceites esenciales de zataria multiflora, entre muchos otros.

Los aceites esenciales son conocidos por sus propiedades antibacterianas, antifúngicas, antivirales, antioxidantes, anticancerígenas y su actividad moduladora del sistema inmune.

El uso de probióticos y lactoferrina es otra alternativa natural para el tratamiento de la candidiasis vaginal.

Tal como lo demuestra Russo, R. y col. en la investigación donde suministraron a 48 mujeres, que sufren de candidiasis vulvovaginal recurrente, cápsulas con mezclas de Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus rhamnosus y lactoferrina bovina.

Esta última es una glicoproteína que resalta por su papel en la protección del huésped contra microorganismos, como bacterias, virus y levaduras, con incremento de sus niveles en las secreciones vaginales.

Se ha comprobado que la lactoferrina mejora la composición de la microbiota vaginal al aumentar la número de lactobacilos, que contribuyen a obstaculizar el crecimiento de patógenos.

Al finalizar el estudio, los investigadores encontraron una disminución significativa de la incidencia de candidiasis al compararla con el grupo de mujeres que recibió tratamiento convencional.

Dieta y candidiasis vaginal

Una de las primeras intervenciones tanto para prevenir como para controlar la proliferación de la candidiasis vaginal es modificar los hábitos de alimentación.

Una dieta alta en carbohidratos simples (azúcares, harinas refinadas) incrementa los niveles de glucosa en la sangre, principal alimento de la cándida, por lo que contribuye a un mayor crecimiento de la levadura.

Así lo demuestra el estudio de caso llevado a cabo en la Universidad de Valencia, donde una mujer de 39 años con candidiasis vaginal crónica resistente a tratamiento farmacológico es sometida a un protocolo de intervención nutricional.

Para ello, llevó a cabo una dieta exenta de azúcares sencillos (sacarosa, dulces, mermeladas, helados, miel y ciertas frutas), levaduras, productos fermentados, trigo, arroz, pasta, lentejas, cebada y pan. Es importante destacar la similitud  de este régimen alimenticio con una dieta paleo.

Para el tratamiento se utilizó ácido caprílico, aceite de orégano y probióticos (lactobacillus acidophilus).

Luego de la intervención, los autores concluyeron que la reducción de los carbohidratos de la dieta frente a las proteínas y las grasas mitiga la sintomatología de la candidiasis y permite el aumento de la actividad de las inmunoglobulinas para hacer frente a la infección.

Recomendaciones para prevenir la candidiasis

No esperes que la vaginitis te avise que tienes alguna condición que está favoreciendo la proliferación de cándida. Está en ti empezar a modificar tu alimentación hacia la dieta paleo y prevenir la aparición de esta incómoda infección.

Evita que la candidiasis te tome por sorpresa. Detecta los síntomas que puedas presentar, sobre todo si tienes algún factor de riesgo asociado.

Si ya no la puedes prevenir, ten en cuenta que el manejo de la candidiasis vaginal también se realiza a través de la  dieta paleo, la cual tiene un amplio abanico de opciones culinarias. Para los casos más severos, existe la posibilidad de tratar esta enfermedad empleando aquellos nutrientes que la naturaleza es capaz de ofrecer. Te recomendamos muchísimo el ebook gratuito de nuestra amiga Suyapa, que puedes conseguir aquí.

 

Referencias

http://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-pdf-13132028

http://instituciones.msp.gob.ec/documentos/Guias/guias%202014/GPC%20Infeccion_vaginal_obstetrica.pdf

http://www.chospab.es/area_medica/obstetriciaginecologia/docencia/revisionGuiasClinicas/2014-2015/sesion20150408_01.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28176439

http://www.revistagastroenterologiamexico.org/es-microbiota-intestinal-salud-enfermedad-articulo-S0375090613001468
https://www.suyapaleo.com/candidiasis-vaginal-cronica/

 

 

 

 

 

Avatar
María R.

Co-Fundadora

Economista y Dietista Integrativa por pasión y vocación. Paciente de SOP asintomática porque un día decidí dejar de conformarme. [email protected]

¿UN EBOOK PARA VENCER EL SOP? ¡LO TENEMOS! CONSÍGUELO AQUÍ >

X
Únete a Nosotras
¿Sabes qué es peor que tener SOP? Tener que afrontarlo sola. Sabemos cómo te sientes, nosotras también hemos pasado por ello. Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de las últimas novedades.