Lo que la Ciencia dice sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico - Paleo SOP

Lo que la Ciencia dice sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico

Es SOP es una patología multifactorial que se manifiesta en gran parte debido a los errores en el estilo de vida. Píldoras anticonceptivas, metformina y otras terapias hormonales se consumen a diario para eludir o revertir los efectos nocivos del SOP. Sin embargo, la corrección del estilo de vida parece ser la verdadera terapia para el SOP.

Este es un resumen de uno de los últimos estudios científicos publicados sobre SOP hace apenas unos días. Se trata de una revisión holística con múltiples hipótesis que, podría facilitar el diseño de mejores estrategias para abordar el SOP. Puede que tu médico te haya dicho que la solución es la píldora, pero esto que vas a leer a continuación, es lo que dice la ciencia, basada en 111 referencias de otros trabajos publicados a lo largo de los últimos años.

Introducción

Como ya sabemos, el SOP es una patología que conlleva una serie de síntomas que afectan a las mujeres en edad fértil alcanzando proporciones epidémicas. Es el resultado de un desequilibrio en las hormonas sexuales femeninas que conduce a quistes en los folículos antrales ováricos.

La verdad es que tener SOP no es ninguna broma, podemos llegar a padecer síntomas de diversa índole muy poco agradables que veremos a continuación.

Sintomatología

La anovulación u oligovulación es un síntoma común del SOP. Algunos de los quistes producen andrógenos, que resultan en la virilización o la expresión de caracteres masculinos en las mujeres conocido como “hiperandrogenismo“.

Los signos visibles de hiperandrogenismo incluyen aumento de peso, acumulación de grasa en la zona abdominal, hirsutismo (vello facial y corporal), alopecia de patrón masculino (pérdida de cabello), clitoromegalia (agrandamiento del clítoris), cambios en la voz, seborrea (piel grasa), acné, etc.

También se produce una alteración en el perfil metabólico. La resistencia a la insulina
es un síntoma principal del SOP. Produce hiperinsulinemia y, puede conducir a la diabetes mellitus. En la mayoría de las mujeres con SOP, el índice de masa corporal (IMC) es 30 o más. Aparte de todo esto, la hipertensión, los problemas cardiovasculares, dislipidemia, etc, son también algunos regalos que nos deja el SOP.

Las mujeres con SOP tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular de inicio temprano.

A menudo muestran antojos de azúcar, micción frecuente, fatiga, visión borrosa, sensación de hormigueo, cambios de humor, ansiedad, y episodios de depresión.

También es frecuente la apnea del sueño (trastorno del sueño en el que la respiración se detiene y se inicia repetidamente), que surge debido al nivel alterado de esteroides sexuales.

El SOP puede poner a una mujer en riesgo de cáncer de útero, ya que prevalece el alto nivel de estradiol y la falta de progesterona debido al mal funcionamiento de los ovarios, aumentando el riesgo de hiperplasia endometrial.

Las manifestaciones de los distintos síntomas posibles varían entre razas e individuos. El hirsutismo es leve o ausente en las mujeres con SOP de origen surasiático y escandinavo, y, sin embargo, las mujeres de origen oriental y mediterráneo se ven más afectadas por el
hirsutismo.

Además de los síntomas físicos, el SOP puede afectar a nivel emocional. Ansiedad, depresión, trastorno por atracones y el trastorno bipolar, se han observado como comorbilidades del SOP.

Causas del SOP

Son múltiples los factores que pueden desencadenar el SOP. Disfunción tiroidea
hiperprolactinemia, tumores secretores de andrógenos, síndrome de Cushing (síndrome asociado con niveles excesivos de cortisol), la hiperplasia suprarrenal. La exposición química también pude ser responsable del desarrollo de SOP, ya sea por accidente (pesticidas, escapes de vehículos, contaminantes, etc.) o deliberados (cosméticos, limpieza del hogar agentes, quimioterapéuticos, etc.). Productos de cuidado personal como perfume, protector solar, desodorante, tinte para el cabello etc., que se han convertido en los ingredientes esenciales para el aseo, son uno de los principales culpables detrás de los crecientes casos de SOP a nivel mundial.

Estos productos químicos contienen ftalatos, parabenos, isopropanol, glutaraldehído, benzofenonas, aceite de trementina, metales (sulfato de níquel, cloruro de cobalto), benzofenonas etc. Productos químicos como bisfenol A (BPA), presentes en paquetes
y alimentos enlatados, que cuando nos exponemos a ellos durante un largo período, pueden conducir a problemas reproductivos, incluido el SOP.

Genética

La predisposición genética es sin duda un factor de riesgo para desarrollar SOP y, son varios los genes que han sido estudiados y reconocidos. El estudio que estamos revisando nos proporciona la siguiente tabla, en la que se enumera la base genética del SOP:

También se ha estudiado el SOP desde el punto de vista evolutivo, la aparición de múltiples folículos ha sido considerada como “condición de almacenamiento de la fertilidad”. La inflamación (muy habitual ante un estilo de vida poco saludable) se percibe como estrés y, en este escenario peligroso, el cuerpo femenino no es apto para concebir. De tal forma que los “huevos” no son perdidos pero sí guardados como quistes, para su futura utilización, cuando nuevamente tengamos condiciones favorables para la reproducción. Es una razón por la que a menudo se observan embarazos múltiples en pacientes con SOP.

Opciones terapeúticas convencionales

Las opciones terapéuticas varían desde farmacológicas hasta quirúrgicas. La píldora anticonceptiva oral tomada durante 6 meses, mejora el hiperandrogenismo y regulariza los ciclos menstruales, al suprimir la ovulación. Sin embargo, plantea el riesgo de
trombosis venosa. Además, reduce los niveles de 25-hidroxi vitamina D, que pueden afectar la salud ósea.

La Metformina mejora la calidad de vida en las mujeres afectadas por SOP, al reducir los niveles elevados de insulina y andrógenos. Además, este medicamento reduce la hiperreactividad de plaquetas en pacientes con SOP, al mejorar la integridad mitocondrial. Sin embargo, los efectos secundarios de la metformina incluyen acidosis láctica, cansancio, mareos, somnolencia severa, piel fría, dolor muscular, dificultad para respirar, latido lento e irregular del corazón, dolor de estómago, náuseas, vómitos y diarrea.

Antiandrógenos como espironolactona, ciproterona acetato, flutamida y finasterida se administran para tratar el androgenismo.

N-acetil-cisteína y otros sensibilizadores a la insulina se administran para hacer frente a la resistencia a la insulina. El medicamento antiestrógeno clomifeno se administra para ayudar con la infertilidad anovulatoria.

En definitiva, todas estas terapias son efectivas a medias y, además, tienen efectos secundarios. El uso a largo plazo de este tipo de parches, puede causar obesidad, cáncer, problemas psiquiátricos, entre otros.

La alternativa inteligente y práctica

La obesidad y un alto IMC es uno de los mayores agravantes del SOP. La pérdida de grasa abdominal reduce la inflamación y, por tanto, toda la cadena de síntomas asociados, reduciendo el nivel de andrógenos, induciendo la ovulación y restaurando el metabolismo.

Entonces, es mejor dedicarse a la actividad física y adherirse a hábitos alimenticios saludables, para reducir el IMC en pacientes con sobrepeso con SOP.

Se ha observado que la reducción de peso resuelve la mayoría de los efectos adversos
del SOP. El entrenamiento físico mejora el perfil metabólico en mujeres con SOP. Sin embargo, llevado al extremo, el ejercicio agudo y extenuante puede a su vez conducir a la activación del instinto de supervivencia. El cuerpo humano es muy sensible a las fluctuaciones de energía, por lo que el ejercicio riguroso, y la dieta extrema se percibe como una amenaza para la supervivencia y las hormonas pueden volver a desequilibrarse.

Como la resistencia a la insulina prevalece en el SOP, no se recomienda el consumo de arroz. Pero el trigo, otro grano básico, puede causar intolerancia al gluten
e inflamación del intestino. El cuerpo humano funciona como una entidad interdependiente, por lo tanto, la inflamación del intestino, está muy relacionada con la inflamación ovárica. [ver estudio]

Las mujeres en edad reproductiva son vulnerables al SOP, y deben entender que factores aparentemente no relacionados pueden desencadenar la enfermedad.

Conclusiones

No te la juegues, las mujeres con SOP debemos ser conscientes de los factores de riesgo, y debemos aprender a resolverlos, sin demasiada confianza en medicamentos. Depender de
medicamentos es una solución a corto plazo con efectos adversos.

Según un informe, entre un 12-21% de mujeres jóvenes son diagnosticadas de SOP, mientras que alrededor del 70% ni siquiera lo sospecha. No es una patología moderna, siempre ha estado ahí pero… se está disparando y no podemos seguir así. Algo estamos haciendo mal.

Analicemos nuestro estilo de vida y empecemos a evitar los agentes inflamatorios que nos rodean. Los pacientes no deben automedicarse, pero sí deberían auto educarse a sí mismos y, la conciencia puede ayudar a las mujeres a reconocer los signos del SOP y ponerse manos a la obra.

No lo decimos nosotras, lo dice la Ciencia.

 

Referencia:
Polycystic ovary syndrome (PCOS), an inflammatory, systemic, lifestyle endocrinopathy
Seema Patel
Bioinformatics and Medical Informatics Research Center, San Diego State University, Campanile Dr, San Diego, CA, 92182, USA

 

María R.

Co-Fundadora

Economista y futura Dietista por pasión y vocación. Paciente de SOP asintomática porque un día decidí dejar de conformarme. [email protected]

¿UN EBOOK PARA VENCER EL SOP? ¡LO TENEMOS! CONSÍGUELO AQUÍ >

X