Ovulación Dolorosa. ¿Es normal?

¿Qué es la ovulación dolorosa?

Seguramente muchas de nosotras hemos padecido en más de una ocasión las desagradables molestias de la ovulación, llegándonos a preocupar más de la cuenta. Pues bien, la ovulación dolorosa es mucho más común de lo que parece, y puede no tener nada que ver con el SOP.  Mittelschmerz (alemán: “El dolor medio”) es el término médico utilizado para designar este dolor a mitad del ciclo.

Las mujeres están acostumbradas a experimentar síntomas de dolor de riñones, de ovarios, de cabeza, calambres, diarrea, estreñimiento, distensión… en definitiva, se trata de los síntomas habituales que acompañan al periodo menstrual. Sin embargo, existen algunos casos en donde esta ovulación también puede presentar ciertos síntomas y ser mucho más dolorosa de lo normal. Alrededor del 20% de las mujeres experimentan Mittelschmerz, algunas cada ciclo, y otras de forma intermitente.

¿Cuáles son los síntomas de la ovulación dolorosa?

Según los expertos, es mucho más probable que estos síntomas puedan llegar a manifestarse una semana antes del periodo. Se experimentarán algunos síntomas de los que hemos comentado anteriormente, pero, además, también se sentirán algunas molestias en la zona cercana al hueso de la cadera, en concreto debajo del abdomen.

Este dolor es aleatorio, puede producirse bien en la parte derecha o en la izquierda dependiendo de qué óvulo se esté liberando en ese momento.

Sin embargo, algunas mujeres no llegan a experimentar un dolor demasiado intenso, pero sí más elevado de lo normal. En este caso, los síntomas suelen ser pinchazos leves o ciertos calambres.

¿Por qué se produce la ovulación dolorosa?

Se desconoce la causa exacta del dolor durante la ovulación, pero podría llegar a explicarse por los siguientes motivos:

  • Presencia de quistes en los ovarios. Los quistes se pueden formar, o pueden estallar durante el período de la ovulación. Las mujeres con SOP (síndrome de ovario poliquístico) a menudo experimentan dolor de la ovulación debido a múltiples quistes en los ovarios.
  • El fluido o sangre pueden producir una irritación en el revestimiento de la cavidad abdominal, causando dolor. El dolor desaparece poco después de que el óvulo es liberado o una vez que el cuerpo absorbe el fluido o sangre.
  • También se podría producir este dolor debido al crecimiento del folículo.

¿Hasta qué punto es normal la ovulación dolorosa?

No te preocupes porque es algo completamente normal.  Podemos encontrar muchos estudios en los que se establece que el hecho de que la evolución sea dolorosa no hace que se relacione con ningún tipo de enfermedad o trastorno.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que el dolor de ovarios puede llevar algo más oculto que podría llegar a degenerar en graves enfermedades.  En cualquier caso, deberíamos ponernos en contacto con el profesional para que pudiera evaluar nuestra situación.

¿Cómo se trata la ovulación dolorosa?

  • Podemos esperar a que pase: Si los síntomas no son demasiado intensos, podrían llegar a desaparecer con relativa rapidez (en algunos casos, solo dura unos minutos). Si esta es tu circunstancia, probablemente no te haga falta recurrir a ningún remedio.
  • Analgésicos: A no ser que el especialista recomiende lo contrario, existen algunos medicamentos como el naproxeno o el ibuprofeno que nos pueden ayudar a combatir el dolor. En este caso, siempre sigue las instrucciones del prospecto y bajo ninguna excusa excedas la dosis recomendada.

Es importante tener en cuenta que la efectividad de cada medicamento dependerá de cada mujer en cuestión, así como de la intensidad de dolor que esté experimentando. En el caso de que uno no te funcione, lo que puedes hacer es cambiar a otro. También debes de considerar que los medicamentos que hemos comentado anteriormente pueden tener algunos efectos secundarios (podrían producirse problemas en personas que tienen cuadros de trastornos renales o estomacales).

  • Calor: Existen estudios que aseguran que el calor puede ser una buena manera de aliviar los síntomas. En este caso, lo que podemos hacer es comprar una esterilla que nos ayude con el problema. La deberíamos de colocar en la parte inferior de nuestro abdomen y analizar si esto nos produce alivio o no. Esto funciona porque incrementa la circulación sanguínea en la zona deseada, relaja los músculos y, de esta manera, también evita que el dolor se pueda llegar a extender.

Si el calor no te alivia, entonces puedes probar con el frío. Para ello utiliza una compresa fría y determina qué es lo que mejor te funciona.

  • Siguiendo con el truco de los cambios de temperatura, un baño frío o caliente también puede ayudarte con el problema.
  • Si los síntomas se agravan, entonces lo más probable es que te receten una píldora anticonceptiva o bien puedes seguir leyendo y aplicar algunos cambios en tu estilo de vida. 🙂

Dolores menstruales y Estilo de Vida Paleo

Aquí es donde el post se pone realmente interesante, es importante que sepas que los mismos problemas que causan los dolores menstruales (durante la ovulación o la menstruación) causan también un flujo menstrual abundante. Hay tres aspectos importantísimos en los que un enfoque paleo influye y puede aliviar estos dolores o incluso revertirlos: deficiencia de micronutrientes, inflamación y restauración del equilibrio hormonal.

Carencia de Micronutrientes

Los micronutrientes son componentes clave en la contracción y relajación del tejido muscular. Los electrolitos, en particular, el potasio, calcio, sodio y magnesio, ejercen el efecto de relajante muscular. Podría decirse que la deficiencia de cualquiera de ellos es la causa principal de los calambres musculares, especialmente el magnesio. Mediante una alimentación paleo correcta y en ausencia de calorías vacías (postres, panes, refrescos, trigo…), tendremos nuestra dosis necesaria de micronutrientes y vitaminas, lo cual podría reducir significativamente los dolores propios del ciclo menstrual.

Por otra parte, las calorías vacías, en particular las procedentes del trigo y sus derivados, tienen efectos negativos sobre la absorción de nutrientes. El trigo contiene proteínas denominadas lectinas, que producen inflamación en el intestino, impidiendo la digestión y en consecuencia el cuerpo no puede nutrirse correctamente.

Cuando evitamos las calorías vacías, y basamos nuestra alimentación en verduras y productos de origen animal, aumentamos nuestro consumo de casi todas las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita.

La vitamina E por ejemplo, ha demostrado ser eficaz en la reducción del dolor de los calambres menstruales. Buenas fuentes de vitamina E son los vegetales crucíferos como las espinacas, hojas de nabo, brócoli y acelgas, almendras, pimientos, espárragos, tomates y zanahorias. La vitamina E también la encontramos en grandes cantidades en los productos de origen animal siendo hasta cuatro veces más concentrada en la carne de animales alimentados con pasto.

Inflamación

La dieta Paleo es anti-inflamatoria de por sí, dado que estamos eliminando todos aquellos posibles alimentos inflamatorios como puede ser el azúcar y ácidos grasos omega-6 PUFAs que se encuentran en casi todos los aceites vegetales (aceite de canola, aceite vegetal, aceite de maíz, aceite de soja, etc), el gluten y los lácteos.

Además la dieta Paleo es rica en alimentos que combaten la inflamación como los productos de origen animal de calidad, pescados salvajes y todos los vegetales que son ricos en vitaminas y anti-oxidantes.

Los cólicos menstruales son mucho más intensos cuando el cuerpo está inflamado. Incluso en un ciclo menstrual sano, los órganos reproductores se inflaman pero con menor intensidad. Por lo tanto, si logramos reducir la inflamación mediante la eliminación de los alimentos inflamatorios, es más que probable que nuestras molestias menstruales disminuyan considerablemente.

Equilibrio hormonal

Esta es una parte fundamental, cuando las hormonas se desequilibran, algo muy habitual en la mujer actual, puede causarnos estragos.

El equilibrio hormonal también afecta a los dolores menstruales porque las hormonas tienen un papel muy importante en la construcción del revestimiento del útero que será desprendido durante la menstruación. Una dominancia estrogénica tendrá como consecuencia un revestimiento más grande y por tanto más tejido para producir prostaglandinas, que son las responsables de la inflamación, incrementando los calambres menstruales.

Si te han diagnosticado dominancia estrogénica, tu plan de ataque será eliminar todos los azúcares, cereales, aceites omega 6 de semillas, fitoestrógenos que incluyen la soja, lino, legumbres y semillas e incluir en tu día a día alimentos como huevos (colina), pescado (omega 3 grasas, yodo, selenio y vitamina D), hígado y otras vísceras (vitamina A, vitamina K, vitamina B y hierro, zinc, manganeso, etc.), y proteína animal de calidad.

Por último, no olvides que hacer ejercicio de forma regular es otro de los grandes pilares del estilo de vida Paleo, mejora la sensibilidad a la insulina, ayuda en la pérdida de peso, a mitigar los cambios de humor asociados con la dominancia del estrógeno, y reduce los niveles de hormonas del estrés en el cuerpo.


 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21718556

María R.

Co-Fundadora

Técnico Superior en Dietética en proceso. Blogger sobre SOP y estilo de vida Paleo.

¿Nos sigues en Facebook?
No, gracias
×
Did you like it?
Share it on Facebook
No Thanks