Resistencia A La Insulina | Síndrome de Ovario Poliquístico | PaleoSOP

Resistencia A La Insulina y SOP

Aunque ya hemos hablado de ella, cada vez vemos más necesario que todas las mujeres con SOP sean conscientes de posiblemente la razón por la cual desencadenan todos los síntomas del SOP, hablamos de la insulina.

En los últimos años se ha demostrado que la mayoría de las mujeres con Síndrome de Ovario Poliquístico tienen resistencia a la insulina (RI) e hiperinsulinemia compensatoria y queda claro que este síndrome requiere mucho más que tratamiento para la anovulación, la oligomenorrea y los trastornos estéticos resultantes del hirsutismo, el acné y la alopecía.

En 1980 se vio por primera vez la correlación entre el hiperandrogenismo y la respuesta exagerada de la insulina, cuando se efectuó el test de tolerancia a la glucosa a mujeres con SOP en quienes se había observado un leve aumento de la glicemia. El aumento de la insulina ocurría en todas las mujeres con SOP en relación con los controles normales, pero era mucho mayor en las mujeres obesas que en las delgadas.

¿Cómo actua la RI en el SOP?

La resistencia a al insulina (RI) es un desequilibrio hormonal ligado a la manera que el cuerpo procesa la insulina, después que ésta ha sido producida por el páncreas para regular el azúcar (glucosa) en la sangre.

La RI afecta negativamente a la glucosa y, en un cierto plazo, a los mismos niveles de insulina. Estos factores dañan la compleja capacidad de las células del cuerpo de utilizar correctamente la insulina para convertir la glucosa en energía. Este proceso crea la resistencia a la insulina, que a su vez puede causar el Síndrome de Ovario Poliquístico en dos maneras distintas.

Primeramente, la resistencia a la insulina reduce sumamente el número de los umbrales receptores de la insulina en las paredes de las células del cuerpo. Una persona sana media tiene unos 20.000 sitios receptores por célula, mientras que una mujer con RI puede tener únicamente 5.000.

insulina

Al tener tan pocos receptores como vemos en la ilustración, la glucosa es rechazada por la pared de la célula, en lugar de pasar a través de la puerta abierta por la insulina y transformarse en energía. Con la puerta de la célula casi cerrada a ella, la glucosa permanece en la corriente de la sangre, causando los niveles elevados de azúcar, que se envían luego al hígado. Una vez que allí, el azúcar se convierte en grasa y se almacena vía corriente sanguínea a través del cuerpo. Este proceso puede conducir al aumento de peso y a la obesidad.

La segunda manera en que la RI influye en el SOP es porque eleva los niveles de insulina en la sangre. Una vida sedentaria y con la alimentación inadecuada causan que el páncreas sobre produzca insulina.

El exceso de la insulina estimula los ovarios a producir grandes cantidades de testosterona (hormona masculina). Los altos niveles de la insulina también aumentan la conversión de andrógenos (hormonas masculinas) a estrógenos (hormonas femeninas), trastornando un equilibrio delicado entre los dos y teniendo un efecto directo en el aumento del peso, la formación de folículos enquistados o de quistes ováricos y como bien sabemos todos los síntomas del SOP.

Anticonceptivos, SOP y RI

Los anticonceptivos se utilizan con mucha frecuencia (demasiada) en las mujeres con SOP para “frenar” los síntomas de este síndrome y provocar reglas falsas. Pero además de que no son la solución, disminuyen significativamente la sensibilidad a la insulina, como lo demuestra el hecho de que la insulina aumenta mucho más en las mujeres con SOP tratadas con anticonceptivos, que en las mujeres que no los utilizan. Además, aumentan la glucosa y disminuyen su captación en el músculo.

Este deterioro de la resistencia insulínica se relaciona directamente con la cantidad de progestágenos presente en los anticonceptivos y se acompaña de un aumento en el colesterol total y los triglicéridos, y de una disminución del colesterol HDL.

En resumen, algunos de los tratamientos que se utilizan en el SOP incrementan la sensibilidad a la insulina; otros, en cambio, deterioran la resistencia a la insulina en mayor o menor grado, de los cuales los anticonceptivos son los que más agravan el Síndrome de Ovario Poliquístico.

Referencias:

The impact of insulin resistance on the outcome of ovulation induction with low-dose follicle stimulating hormone in women with polycystic ovary syndrome
Endocrinology: Insulin resistant and non-resistant polycystic ovary syndrome represent two clinical and endocrinological subgroups
Androgens and Insulin – Two Key Players in Polycystic Ovary Syndrome

 

María C.

Co-Fundadora

COACH NUTRICIONAL Y TÉCNICO SUPERIOR EN DIETÉTICA EN PROCESO. CONSULTORA DE MARKETING DIGITAL.[email protected]

¿UN EBOOK PARA VENCER EL SOP? ¡LO TENEMOS! CONSÍGUELO AQUÍ >

X
Únete a Nosotras
¿Sabes qué es peor que tener SOP? Tener que afrontarlo sola. Sabemos cómo te sientes, nosotras también hemos pasado por ello. Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de las últimas novedades.